martes, 31 de marzo de 2009

ESTAN EN LA INTERSECCIÓN DONDE LA LUZ SE ENCUENTRA CON LA LUZ



SE ENCUENTRAN EN LA ENCRUCIJADA DEL TIEMPO .


A medida que el tiempo de la Pascua entra en nuestra conciencia, comprendan que van a atravesar energéticamente remembranzas de Tiempos Bíblicos pasados। Pasarán por extensiones de sus yo paralelos y multidimensionales que están superpuestos y subyacentes en su camino sagrado. Separarán los mares de la existencia al mirar en medio del pasado y el presente. En el momento de la Pascua se conectarán plenamente con los aspectos multidimensionales de su alma. Están activando secuencias dimensionales dentro del tiempo simultáneo, también están activando secuencias dimensionales con su Yo Superior, su Yo Álmico, su Yo Angelical y su Yo Supremo. Ustedes son la intersección de la Luz que se encuentra con la Luz. Se hallan en la encrucijada del tiempo. Todo corcovea alrededor y sobre ustedes, rodeándolos con una vastedad de conocimiento que sobrepasa el tiempo. Mientras se encuentran en el centro de su ser multiuniversal, verán que el presente es el punto de manifestación y creación. Ustedes albergan todas las posibilidades interna y externamente. Pueden resucitar y lo harán a través del tiempo y el espacio, liberando conjunciones lineales y expectativas lineales a medida que se remontan a su pleno potencial para recibir los 144 Mandamientos de Luz. Yo, el aspecto superior del Cristo, les hablo desde la intersección de la naturaleza humana, el Alma y el Alma Suprema. Les hablo en el punto en que ustedes y yo nos entrecruzamos y formamos una Estrella de David, la Estrella del Tetraedro y la Mercaba viviente. Les pido que tomen un precioso momento y vuelvan los ojos a su interior, al punto focal de su tercer ojo. Coloquen su conciencia ahí en la pantalla de todas las posibilidades y vean la luz que YO SOY, la Luz que son ustedes y la Luz que podemos llegar a ser juntos. Cuando Jesús el hombre dejó la Tierra como su Yo Crístico y coronó su humanidad en gloria y Ascensión, sus discípulos se escondieron detrás del evento de transformación y transmutación. Se enfocaron en ese asombroso hecho con miedo y duda. Se sintieron desolados y abandonados. Se sintieron vacíos. Al tener la oportunidad de ingresar plenamente en estas vestiduras Crísticas de Luz, ¿sentirán como si hubieran abandonado su humanidad? ¿Sentirán como si hubieran abandonado los placeres de la Tierra y a los que aman? No permitan que sus vestiduras de Luz Crística sea algo que sólo visten los domingos o feriados. Úsenlas constantemente sabiendo que pueden ser divinos, santos y humanos a la vez. Porque Jesús el hombre dijo que las futuras generaciones de caminantes de la luz harían obras aún mayores que él, lo que fue una promesa hecha para los futuros Hijos de la Luz que caminarían por la Tierra. Ustedes cambian el futuro con su pensamiento, con sus acciones, con su conciencia y con sus declaraciones. Han cambiado la estructura molecular de la mente; el pasado no entrará en su futuro. Las instrucciones son ésas. Mientras celebran la Pascua, celebren al Cristo Cósmico y al Ser Humano que amorosamente se aproxima a la conciencia Crística. No se queden atrapados en lo que ocurrió en los Tiempos Bíblicos, déjenlo atrás. No acampen demasiado tiempo en el Estigma Espiritual de sus viejos yo. Sí, hubo injusticias, y dolor. Pero no es su trabajo asumirlo. Su corazón es un Corazón Crístico. Sí, ustedes se toman todo en serio; sí, sienten las injusticias. ¿Pero de qué les sirven esos sentimientos? No se pueden mover cuando están empapados en la lástima, constreñidos en la tristeza. La movilidad llega con el amor. Cada vez que su vida esté inmóvil es porque han cementado sus pies en el pasado tal como era. Yo represento a la Trinidad de todas las encarnaciones del Cristo, al igual que ustedes. Ustedes se han revestido de cada religión, de cada creencia y de cada convicción. Se han revestido de cada pensamiento mágico, alquímico, a través del tiempo y el espacio. Se han revestido de todos ellos, porque no puede ser de otra manera. Vean el futuro con un corazón que es Luz. YO SOY la esencia del Cristo Cósmico. Yo estoy en ustedes como ustedes están en mí. Porque fuimos cortados de la misma tela de luz. Somos lo mismo. Yo no soy más poderoso que ustedes. No soy más grandioso que ustedes. Yo soy ustedes. Y les pido que eleven amorosamente el recuerdo de mi tiempo en la Tierra sacándolo del dolor y la crucifixión y viéndolo volar como el Fénix hacia un lugar de luz perfecta. Su potencial es ilimitado. Va más allá de las palabras o expectativas. Les pido en esta época de Pascua que reciban mi cuerpo en comunión – pero no mediante una hostia – sino a través de una vibración. Cuando el sol se eleve la mañana de Pascua, aspírenme. Nútranse de mi conocimiento de todo tiempo y yo me nutriré de su humanidad. Ustedes son el orgullo y la alegría de este Universo. ¡Pónganse de pie para ver realmente el verdadero reflejo del Cristo Cósmico que son! Ustedes nacen para empezar de nuevo cada día.
Canalizado por Gillian MacBeth-
Publicar un comentario