martes, 5 de enero de 2010

La Meta


La miel no sabe tan bien una vez que se ha comido;
la meta no significa mucho una vez alcanzada;
el premio no es tan gratificante una vez recibido.
Si contamos todas las recompensas de nuestra vida, no obtendremos gran cosa.
Pero si contamos los espacios entre recompensa y recompensa,
obtendremos mucho más.
Pero si sumamos las recompensas y los espacios,
entonces tendremos todo: cada minuto del tiempo que hemos vivido.
¿Cómo sería si pudiéramos disfrutarlos?

Los regalos de Navidad no son tan interesantes una vez abiertos como cuando
estamos en medio del proceso de examinarlos, levantarlos, agitarlos,

pensar en lo que pueden ser y abrirlos.
Trescientos sesenta y cinco días después, lo intentamos de nuevo y
descubrimos que ocurre otra vez lo mismo.


Cada vez que la meta es alcanzada,
no es tan interesante, así que nos ponemos en marcha para alcanzar la
siguiente, y después la siguiente y la siguiente.
Eso no quiere decir que las metas que nos proponemos no cuenten.

Cuentan porque en la mayoría de los casos nos ayudan a vivenciar el proceso,
y es el proceso el que nos hace sabios, felices, o lo que sea.

Hacer las cosas de manera equivocada nos hace sentirnos
desgraciados, enfadados, confundidos y cosas por el estilo.
La meta tiene que ser la adecuada para nosotros
y ha de ser beneficiosa para asegurar un proceso beneficioso.

Pero, además de todo esto, es el proceso lo que realmente importa.
El poder disfrutar el proceso
es el secreto que borra los mitos del Gran Premio y de Ahorrar Tiempo.

Quizás esto ayude a explicar el significado diario de la palabra Tao,
el Camino.

¿Cómo llamaríamos al momento de antes de empezar a comer la miel?
Algunos lo llamarían anticipación, pero nosotros creemos que es más que eso.
Lo llamaríamos conciencia.
Es cuando somos felices y nos damos cuenta de ello,
aunque sólo sea por un momento.
Al Disfrutar el Proceso,

podemos estirar esa conciencia
para que no dure solamente un momento,
sino todo el tiempo.

Del libro El Tao de Pooh
de Benjamin Hoff

 Lia

Publicar un comentario