domingo, 3 de enero de 2010

¿Cual es la cosa Principal?



Conócete a ti mismo,

«¿quién soy yo?».

Encuentra eso.

Esa es la cosa principal.




Las personas no comprenden, de modo que hacen un camino muy largo.

El que comprende dice que todo está bien.

Lo que uno es, es siempre.




Este siempre quiere decir siempre.

Todo lo que es diverso, todo lo que es cambiante, todo lo que es visible,

todo lo que ha comenzado a ser presenciado


 uno sabe que no era con uno.

Esta es la indicación más simple de nuestra verdadera naturaleza real.

Deja intacta esa Belleza inmaculada.


Éste es el lugar Santo donde el Mundo acaba.


Permanezcamos incesantemente en este instante sagrado.

Es un instante de gloria sin sensación, sin apego, sin cuerpo ni mente,



profundamente sereno,

 hecho todo de paz.


Este es el instante de toda meditación real.


La meditación real es recobrar ese primer instante.


La meditación real es ser tocados incesantemente por ese toque conmocional


que es el toque único durante toda nuestra vida.


Es una Belleza tan soberana


que ensimismados en su serena Presencia


olvidamos completamente que una vez todo esto tuvo lugar.




Veamos que nosotros no sabemos lo que el Grandísimo Océano de No-Saber es.


Pero veamos también que ello no es obstáculo

para que un amor indescriptible nos devuelva incesantemente a él.


Veamos cuán pequeño es lo que nosotros creemos falsamente ser.


Por mucho que dure ¿cuánto puede durar la frágil llama

de lo que nosotros llamamos falsamente nuestra vida?.


Veamos-lo. Veamos el comienzo. Receded al punto de conmoción.

Nosotros tenemos que saber por nosotros mismos quién somos en realidad.


Tomándonos así en nuestro estado de hecho, en este estado de nuestra


identificación a este cuerpo-y-mente-y-alma-y-espíritu-y-universo que parece contenernos,

es evidente que si queremos volver adentro de nuestro propio corazón,

 la Vía para llevar a cabo esta operación debe ser una Vía de vuelta,

 una Vía de retorno, una vía de regreso a Casa.

Nosotros, como nosotros parecemos ser,

debemos encontrar la vía de receso desde nuestra apariencia a nuestra Realidad.

Esta Vía comienza justamente en nuestro propio Corazón dentro,

que es a la vez su punto de comienzo y su punto de destino.

***
¿Por qué obedecemos tan llanamente a estos mandatos?.
¿Por qué sin saber sabemos volver tan llanamente a nosotros mismos?.
Si no hubiera una vuelta y recesión adentro de nosotros mismos,
yo no estaría aquí haciendo mi trabajo.

Si la liberación no fuera posible, yo no estaría sentado aquí
haciendo mi trabajo.
Mi trabajo es ver lo que digo, y decir lo que veo.
Yo no veo nada que ustedes no vean.
Mi trabajo consiste en hacer que sepan reconocer
lo que nunca ha estado ausente de su visión.

http://www.narendrayoga.netai.net/eml1.html

Resumido y adaptado.
Sarvam Hyetad Brahman
Lia





Publicar un comentario