lunes, 18 de mayo de 2009

El Hacer Refleja nuestra Conciencia del Ser






Cuando lo que buscamos es Ser, las acciones correctas son inevitables. Así como las ruedas de la carreta siguen los pasos del buey, de la misma manera la felicidad sigue a las acciones correctas.

Lo primero que tenemos que averiguar antes de definir concientemente para qué estamos sobre la superficie de este maravilloso planeta, adentro de un cuerpo físico, es: saber quienes somos. Es necesario que nos preguntemos a nosotros mismos: ¿Quién soy yo en el fondo? ¿Quién soy yo, mas allá de todas las etiquetas coyunturales que adornan mi alma?

Investigar sobre este pequeño gran detalle nos puede llevar libros enteros que quizás podamos empezar a compartir en próximas instancias. No obstante, me parece un elemento muy importante a tener en cuenta a la hora de poder definir nuestras acciones. "Cuando lo que buscamos es Ser, las acciones correctas son inevitables". ¿Estamos buscando al Ser o mediocremente nos conformamos cultivando el parecer...? ¿Cuánto tiempo dedicamos cotidianamente a Contactarnos con lo que Realmente somos? José Martí decía: "el verdadero hombre va hasta la raíz de las cosas; lo demás es rebaño". Y la raíz de la cosa está en poder descubrir cuál es nuestra verdadera identidad. Recién entonces estaremos en condiciones de dar adecuada direccionabilidad a nuestra vida.

El secreto de la existencia no consiste solamente en vivir, sino en saber por qué vivimos. ¿Cuál es el propósito de nuestra vida? ¿Sabemos realmente para qué estamos encarnados en un cuerpo, con el aquí y el ahora tan hermosamente disponibles a nuestros pies? ¿Qué es lo que más deseamos alcanzar en nuestra vida? ¿Sabemos que existe algo llamado perfección y que habita en nuestro interior? Hasta que no definamos claramente estas cuestiones, será difícil que entendamos para qué hacemos lo que hacemos. Conforme sean nuestras respuestas, será nuestro accionar.

Una de nuestras principales tareas en este alucinante proceso de autoconocimiento por el que todos tenemos que transitar mientras estemos respirando, es aprender a liberarnos de los condicionamientos humanos para despertar la condición humana, la cual es Sagrada. Nuestro olvidado puerto. La humanidad vive despertando. Como consecuencia de ello, paulatinamente, casi sin que nos demos cuenta, la vida de todos camina hacia lo sagrado. Naturalmente esto va abriendo nuestros ojos, nos va preparando para convertirnos en creadores de una nueva humanidad, en la cual ya no es suficiente tener casa, auto, un buen trabajo y vacaciones una vez por años, ya no interesa luchar en contra de un sistema que se está cayendo solo. Estamos aprendiendo a percibir nuevos horizontes...

Sogyal Rimpoche, en su libro tibetano de la vida y de la muerte nos dice al respecto: "La sociedad moderna me parece una celebración de todas las cosas que alejan de la verdad, que hacen difícil vivir para la verdad y que inducen a la gente a dudar incluso de su existencia. Y pensar que todo esto surge de una civilización que dice adorar la vida, pero en realidad la priva de todo sentido real; que habla sin cesar de "hacer feliz" a la gente, pero que de hecho obstruye su camino a la fuente de la auténtica alegría". La autentica alegría se encuentra en aprender a ser fieles a nuestra naturaleza y no a un sistema falso que nos conduce directamente al sufrimiento y a la enfermedad". A buen entendedor, pocas palabras...
Narendra (Namaskar)
Publicar un comentario