viernes, 10 de abril de 2009

Pocos Escogen


Arcángel Uriel

Cuántas veces el día a día nos consume? ¿Por qué el ser humano, siempre atrapado en la cotidianeidad, va “dejando para mañana lo que puede hacer hoy”? ¿Acaso no es posible apartar un momento para lo espiritual?

Quién pone a prueba nuestra capacidad para vivir e incluso disfrutar ambos mundos? ¿La Luz o la Oscuridad? ¿A cuál de nuestros dos aspectos escuchamos con más frecuencia? ¿Al más espiritual... o al más humano?
“L., aunque no lo creas, te escucho. Y tienes razón aunque no siempre te lo diga”. A.T. finaliza su examen de conciencia y decide vencer la barrera (o más bien obstáculo) del agotamiento provocado por el día a día. Sí, amigos, somos humanos y nos agotamos. Y de vez en cuando es necesario que alguien nos lo haga saber para entonces disparar el autoexamen.

Así, como ha ocurrido en otras ocasiones, como un examen de conciencia, inicia la reflexión que el portador del Fuego de Dios, Uriel, nos deja este día, en su Templo del Silencio. Lean cuidadosamente y sobre todo, medítenlo. Para ustedes, amigos:

En Paz… estoy.

¿Has examinado tu vida últimamente? ¿Qué propósito has tenido?


¿Eres feliz con los resultados?


¡Cuántas personas viven sin propósito! Sin libertad, encerrados en sí mismos o atados al destino de los demás que no es el suyo propio.

Algunos están recibiendo las señales de un futuro más próspero y feliz. Pero de ellos todos, ojala todos atendieran. No es que pocos sean escogidos, es que POCOS ESCOGEN.



Aprende a darle sentido a tu vida. Donde estés feliz, donde te sientas de provecho, sin perder tu esencia, ese es tu camino. Y ese camino te dará la paz que buscas.


Señales de Dios para una vida mejor recibes cada día. Aprende a interpretarlas y conocerás tu destino verdadero, el que la Luz te provee en armonía propia y ajena. El Plan Divino es perfecto, y en él no existe la infelicidad o frustración. De tu voluntad depende vivir de acuerdo a éste Plan.


Nadie sino tú puede interpretar estas señales. No dejes que otros escojan por ti. El regalo de Dios para el hombre es la libertad de elegir, no la desaproveches viviendo la vida de otros.


Escoge el sendero que te dé la paz que anhelas. Una vez que vivas en paz, serás feliz y tu porción del mundo será mejor.

Yo soy Uriel. Gracias por éste momento. La Paz esté con ustedes. Bendiciones del Padre, derrámense sobre la Tierra.

Mensaje recibido el día Lunes 09 de Marzo de 2009, a las 09:00 p.m.

Salones de Luz"
Publicar un comentario