jueves, 29 de diciembre de 2011

Apegos


¿Recuerdas esos momentos en tu pasado cuando, saliste de una relación o un trabajo y pensaste que el mundo terminaba ahí?

Tal vez pensaste que era lo peor que te había ocurrido y si ves tu vida ahora, puedes reconocer todo lo que descubriste en ese proceso acerca ti que ahora valoras.

Lo que aprendiste, que hoy te ayuda a ser más feliz las fortalezas que creaste en ti, que ni te pensabas que tenías que hoy te apoyan y te apoyarán a tener una vida mejor.

Reconoce que en la vida todos somos huéspedes que llegamos y salimos a las almas de los otros en encuentros que a veces duran segundos o horas o años y aunque no lo veamos de cada encuentro nos llevamos un regalo que siempre, siempre servirá para descubrir más tu propia belleza y a florecer en lo que verdaderamente eres.

Tu apego no es a la persona o situación sino a tu pensamiento de como deberían ser las cosas.   El dolor y el sufrimiento,  no  vienen por lo que pasa sino por lo que esperas que pase.

Es tan poco ese pensamiento de apego o de dolor ante todo lo que la vida en este mismo instante tiene para ti

En ultimas todo sufrimiento termina con las mismas palabras ... No valió la pena sufrir tanto por eso y el tiempo que te resistas será de dolor y frustración.

Tu relación cumplió su misión y es lo que es, toma los regalos  que encontraste en este camino,  valora las nuevos detalles de vivir
que descubriste.

La paz y la felicidad llegan cuando aceptas lo que ocurrió.

La vida es más inteligente que nuestros pensamientos, un día cuando no tenías lo que ahora se va, tu vida era tan completa como lo es ahora.

En este instante tienes todo lo que necesitas para ser feliz, lo único que te puede alejar es un pensamiento que no es cierto.

Publicar un comentario