martes, 8 de noviembre de 2011

Sin rótulos ni etiquetas ...


Fluye con el movimiento. A veces, hay que salirse de la disciplina. La vida es más grande que la disciplina y a veces es necesario ir totalmente en contra de nuestras propias reglas —porque Dios es a la vez el invierno y el verano.
No te dejes aprisionar por el sectarismo. Sé religioso, pero no hindú, mahometano o cristiano.

Permite que toda la tierra sea tu iglesia y todo lo que existe, tu templo.

Y si la totalidad de Dios está disponible,


¿Por qué contentarse con un fragmento? ¿Por qué decir cristiano; por qué decir hindú?

Si puedes ser un ser humano,


¿Para qué optar por rótulos?


Abandona todos los rótulos, deshazte de todas las creencias. Confía. La confianza es totalmente diferente de las creencias.


Confía en la vida a donde quiera que te lleve.

Fluye con ella y ayuda a otros a fluir a su manera.

Haz lo tuyo y permite que otros hagan lo propio.

Mantente abierto.


Si logras permanecer abierto y compasivo, sin imponer nada a los demás, verás que la gente beberá de tu fuente y recibirá tu ayuda.


No te ofrezcas directamente para servir, porque el servicio, la compasión, el amor, el cariño son indirectos.

No saltes sobre los demás, no los empujes a la fuerza hacia el cielo, porque la violencia ha sido la desgracia de todo el pasado.


La violencia ha sido la causa de todas las luchas y las muertes entre cristianos, hindúes y mahometanos.


¡Ya ha sido suficiente! No hay necesidad de eso ahora.


La tierra es una sola ahora. Todo el planeta es una pequeña aldea.

Permite que la humanidad también sea una sola —una en la búsqueda, no en las creencias—.

Una sola, porque la totalidad es divina.
Recuerda siempre a Heráclito:


"También aquí están los dioses.
He buscado dentro de mí.
Y:
...el poder de los reyes lo tienen los niños.
El fanatismo es la enfermedad sagrada."


Suficiente por hoy.

Osho.

Publicar un comentario