lunes, 7 de noviembre de 2011

Lo grande se hace gracias a lo pequeño


En el Camino, lo grande se hace gracias a lo pequeño, lo mucho está basado en lo poco. Por ello, los sabios presiden el mundo por medio del Camino: siendo flexibles y complacientes, imprecisos y sutiles, ven lo pequeño; siendo frugales y austeros, ven lo escaso. Porque ven lo pequeño, pueden realizar lo grande; porque ven lo escaso, pueden realizar lo bello.


El camino del cielo es rebajar lo elevado y ensalzar lo rebajado, reducir lo excesivo y aumentar lo insufi­ciente. Los ríos y los mares están situados en donde hay falta de tierra, y así el mundo recurre a ellos y los honra.

Los sabios son humildes y modestos, puros y tran­quilos, deferentes en su hablar; esto es ver lo humilde. Tienen mentes abiertas y no posesivas; esto es ver lo que falta. Porque ven lo humilde, pueden alcanzar las alturas; porque ven lo que falta, pueden alcanzar la bondad y la sabiduría.

Los orgullosos no tienen éxito, los extravagantes no duran; los poderosos mueren, quienes llenan sus días perecen. Un viento racheado o una tormenta vio­lenta no dura todo el día, una quebrada no puede ser llenada en un instante. Los vientos racheados y las tor­mentas violentas actúan enérgicamente, por tanto, no pueden durar mucho antes de extinguirse. Las quebra­das están en posición de poder, por tanto, sólo pueden ser drenadas.

Por ello, los sabios se mantienen en lo femenino y se apartan de la extravagancia y de la arrogancia; no se atreven a actuar violentamente. Porque se mantienen en lo femenino, pueden establecer lo masculino; por­que no se atreven a ser extravagantes y arrogantes, pueden resistir mucho tiempo.

Lao Tse
http://ar.groups.yahoo.com/group/unificacionyug/

Publicar un comentario