sábado, 11 de septiembre de 2010

Identidad


"Creemos en una identidad personal, única e independiente, pero, si nos atrevemos a examinarla,
comprobamos que esta identidad depende por completo
de una interminable colección de cosas que la sostienen:
nuestro nombre, nuestra biografía, nuestras parejas y familiares, 
el hogar, los amigos, las tarjetas de crédito...
Es de este frágil y efímero sostén de lo que depende nuestra seguridad.
Así que, cuando se nos quite todo eso,
¿tendremos idea de quienes somos en realidad?

Sin nuestras propiedades conocidas, quedamos cara a cara con nosotros mismos,
una persona a la que no conocemos, 
un extraño inquietante con quien hemos vivido siempre pero al que en el fondo
nunca hemos querido tratar.
¿Acaso no es ese el motivo de que tratemos de llenar cada instante de ruido y actividad,
por aburrida y trivial que sea,
para evitar quedarnos a solas en silencio con ese desconocido?

¿Y no apunta eso hacia algo fundamentalmente trágico en nuestro estilo de vida?
Vivimos bajo una identidad asumida en un neurótico mundo de cuento de hadas
que no tiene más realidad que la Tortuga de Alicia en el País de las Maravillas.
Hipnotizados por el entusiasmo de construir,
hemos edificado la casa de nuestra vida sobre cimientos de arena.
Este mundo puede parecer maravillosamente convincente
hasta que la muerte nos destruye la ilusión y nos saca de nuestro escondite.
¿Qué será entonces de nosotros
si no tenemos la menor idea de ninguna realidad mas profunda?"

El Libro Tibetano de la Vida y de la Muerte

Sogyal Rimpoche


Publicar un comentario