martes, 8 de diciembre de 2009

Nombres, palabras...

¿Se podría considerar una palabra o un nombre como una simple etiqueta para evocar algo?
¿Una herramienta que al mismo tiempo es capaz de ser usada por los humanos, entre otras cosas, por puro placer trascendiendo el mero fin utilitario?
¿Pueden las palabras explicarlo todo?
¿Las palabras nos sugieren a todos lo mismo?
¿Por qué no siempre es así?
¿De qué depende? ¿De quién? ¿A quién...
He aquí unas palabras de E. Tolle:
"Todo ello está oculto en el espacio que media entre la
percepción y la interpretación. Claro que tenemos que utilizar palabras y pensamientos. Tienen su propia belleza, pero ¿es preciso dejarnos aprisionar por ellos? Las palabras reducen la realidad a algo que la mente humana pueda asimilar, lo que no es mucho. (...) ¿Acaso es posible que una combinación de sonidos tan básica explique quién eres, el sentido definitivo del universo, o tan siquiera lo que es en el fondo un árbol o una piedra?"

Eckart Tolle, "Un nuevo mundo, ahora

http://1entodaspartes.blogspot.com


Publicar un comentario