jueves, 30 de julio de 2009

Tu Guía para la Ascensión


Su Extracto Del Libro Para Hoy
De El Compañero de la Ascensión:

Traducción: Margarita López
Edición: El Manantial del Caduceo
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm


Si están cansados y agotados, y no les importa en absoluto otra publicación de ALAS, ni tampoco lo que este extraño y desafiante proceso de ascensión esté haciendo AHORA, o quizás incluso sintiendo que tal vez no hay ningún proceso de ascensión y nunca lo hubo, o incluso que sólo quieren irse de aquí y han perdido toda fe, no los culpo, pues yo misma he sentido eso también de vez en cuando. Aún somos seres humanos, y hay un límite a lo que podemos soportar. Qué viaje que ha sido, y debido a que ha estado durando por tanto tiempo, ahora se nos está concediendo un asilo muy especial y se nos están dando nuestros relojes de oro y boleto al cielo, ¡SIN IMPORTAR LO QUE ESTÉ OCURRIENDO CON EL RESTO DEL PLANETA! Si todavía están vivos y funcionando, por favor continúen y lean la última publicación de ALAS para mayor información acerca de nuestro nuevo estado de gracia. Y gracias por seguir conmigo si, en efecto, todavía lo están.

Mientras navegamos por este confuso y muchas veces desafiante proceso de ascensión, podemos sentirnos muy solos y vulnerables. Puede parecer como si hubiéramos sido arrojados aquí a la Tierra sin ningún apoyo para manejar todo lo que nos está pasando. Lo creas o no, éste no es el caso.

Todos y cada uno de nosotros tenemos un hermoso guía de ascensión que monitorea nuestro progreso en todo momento. Este proceso de ascensión fue creado por nosotros a nivel del alma. Decidimos elevar la conciencia (o vibración) de la Tierra como grupo, a través de nosotros mismos, para poder comenzar de nuevo. Tenemos que pasar por este proceso experimentándolo de primera mano. Esto puede crear momentos de desconexión, caos, miedo y casi todo lo demás. Así que en su mayor parte, ciertamente no nos sentimos al mando. La primera vez que percibí a los guías de la ascensión fue cuando estaba leyendo la energía de una amiga que estaba atravesando este proceso. He ahí que, parado a su lado estaba un ser no-físico grande y hermoso que prácticamente estaba “vigilándola” mientras atravesaba este proceso. Este ser estaba asegurándose de que las cosas no se salieran de control ni fueran demasiado lejos. Él (eso) se estaba asegurando de que ella se estuviera beneficiando y creciendo a través de su proceso, tal y como había sido planeado, en lugar de que el proceso la debilitara o la destruyera. Los guías de la ascensión están aquí para asegurarse de que nada vaya demasiado lejos en cuanto a nuestro “estiramiento”.

El siguiente encuentro que tuve con un guía de ascensión fue cuando conecté con el mío. Estaba pasando por una época en verdad dura y básicamente me estaba desquiciando. Apareció este enorme ser no-físico que procedió a decirme que era mi actitud la que estaba haciendo todo mucho peor de lo que necesitaba ser. Desde ese día en adelante, supe que alguien estaba realmente ahí para mí, y fue una sensación maravillosa.

Cualquier ser no-físico con el que estemos especialmente conectados, rara vez interfiere con nuestro proceso (si son seres de elevada vibración). Y esto es especialmente cierto para los guías de la ascensión. Aunque ellos necesitan tener especialmente una actitud de “no-intervención”, provienen de un lugar de profundo amor y preocupación por nosotros. Y sepan también que estamos atravesando este proceso también por ellos. Ellos admiten esto libremente y por lo tanto están muy agradecidos y respetan enormemente quienes somos y lo que estamos haciendo. Estamos ascendiendo por todo el cosmos. Aun cuando ellos saben conscientemente más que nosotros ahora, eventualmente los superaremos.

Es un hecho seguro que nosotros somos las estrellas del espectáculo. Toda la atención y las luces están sobre nosotros, mientras progresamos en este proceso de ascensión. Hay mucha ayuda y apoyo a bordo, aun cuando a veces no podamos verlo ni sentirlo. Esto se debe a que estamos en la línea del frente. Estamos en donde está la acción. Por eso, algunas veces los árboles no nos dejan ver el bosque.

Una vez dicho esto, hay un pequeño secreto. Nuestros guías de ascensión realmente son sólo aspectos de mayor vibración de nosotros mismos. Cuando finalmente me senté y leí atentamente la energía de mi guía de ascensión, recordé verdaderamente quién era yo. YO ERA ESTE GRANDIOSO, ANTIGUO Y MAGNÍFICO SER. Fue toda una revelación para mí. Y mientras conectaba los puntos, pude ver claramente que este ser había estado ahí para mí todo el tiempo. Él (eso) había estado al pie de mi cama en el año 2000, diciéndome que algo que me cambiaría para siempre estaba a punto de ocurrir. Había estado junto a mi cama de hospital después de que me destrocé la pierna. Había estado ahí cuando estuve gimoteando sin cesar durante mi proceso de ascensión, y ahora está aquí como un verdadero y buen amigo que continúa conectándome con los reinos superiores a través de él mismo. Estos seres introducen las energías superiores. Podemos conectar mucho más alto cuando empezamos a vibrar mucho más alto. Es entonces que estamos con ellos más regularmente. A medida que comenzamos a vibrar más y más alto, vamos a conectar entonces con guías mucho más elevados, pero sólo estaremos conectando con aspectos mucho más elevados de nosotros mismos.

Si te encuentras en una época particularmente difícil, entiende que puedes llamar a tu guía de ascensión. Si no eres particularmente psíquico, sólo pide una señal. Pide a tu guía que te muestre que él (eso) está ahí. Pide a tu guía que te entregue de una manera que puedas recibir fácilmente, lo que actualmente necesitas saber que te ayude en tu jornada. Ya sea un pasaje en un libro, una frase de una conversación con un amigo, o tal vez algo en la televisión, puedes pedir que se te dé un mensaje.

Pedir una señal es una buena manera de validar algo si no tienes mucha habilidad psíquica, o incluso si la tienes y sólo estás muy estresado y no puedes conectar muy bien en ese momento. Una vez, justo antes de que mi proceso de ascensión comenzara verdaderamente, yo necesitaba un trabajo. Estaba recibiendo descargas de información que se ajustaban con no “trabajar” más, pero yo todavía no estaba ahí del todo. Fui contratada como directora de United Way. Yo realmente ya no quería hacer ese tipo de cosas… Lo había estado haciendo por siempre. Así que renuncié después de un día. Vaya que parecía una veleta, ¡pero quería permanecer en alineación! Después de esto, yo no confiaba mucho en mi juicio. Sin embargo, pensé las cosas un poco, y decidí que realmente me encantaría ser escritora de solicitudes de subvención… esto encajaba con mucho acerca de mí. Pero tenía miedo de ir nuevamente por el camino equivocado, así que pedí una señal. Mientras estaba un día en las polvorientas trastiendas de la oficina del periódico local, hurgando en sus archivos, pues recordaba un anuncio para un escritor de solicitudes de subvención publicado semanas atrás, recibí mi señal. No pude localizar el anuncio. Cuando levanté el último libro de archivos enorme, no había nada en la mesa polvorienta debajo de éste, excepto por una vieja página de un periódico desactualizado. En ella había un anuncio para un centro comercial, y en letras enormes la palabra SUBVENCIONES. Así que recibí mi señal, se abrieron las compuertas de la represa con muchas sincronicidades, y me convertí en una escritora de solicitudes de subvención calificada dentro de pocas semanas.

Pero hay otro pequeño secreto. Realmente no hay nadie decidiendo nuestro camino por nosotros ni diciéndonos lo que debemos o no debemos hacer. Yo recibí la confirmación como escritora de solicitudes de subvención porque yo misma la creé. Estaba mucho más en alineación con eso que con cualquier otra cosa. Nosotros somos quienes hacemos correcto el camino… nosotros somos los poderosos creadores. Cuando pedimos una señal, tal como nuestros guías de ascensión, somos realmente nosotros quienes damos la señal. Sólo que todavía no confiamos en nuestro propio juicio y nos gusta colocar el poder fuera de nosotros mismos porque pensamos que algo ahí afuera sabe más que nosotros. Somos mejores creadores que lo que creemos. Ceder nuestro poder a algo más, nos saca de en medio, ¡lo que es una alineación energética perfecta para crear! Si has elegido esta página, sabe que no estás solo. Cada uno de nosotros tenemos un guía de ascensión amoroso y protector a nuestro lado que está monitoreando nuestro progreso a cada momento. Aunque estos seres sorprendentes y afectuosos son en realidad aspectos de nosotros mismos, todavía existen en las formas en que los imaginamos. Ellos son nosotros en nuestro estado futuro, y por tanto nos aman y se preocupan por nosotros como nadie más. ¡Gracias a Dios por los guías de la ascensión!


Publicar un comentario