miércoles, 15 de febrero de 2012

Redención


"Medito diariamente ante el altar 
pero aún sigo cubierto de pecado"

A pesar de los diarios esfuerzos por mejorar,
seguimos teniendo muchos defectos.
Eliminamos uno solo,  para encontrar nuevos.
Nos liberamos de una relación superflua, solo par encontrar nuevos enredos.
¿Porque es tan difícil encontrar la liberación?
¿Porque nuestra propia mente es la fuente de nuestros problemas?
Cada quien con inteligencia y ambición tiene profundo deseo, queremos cosas.
concebimos estrategias para obtenerlas, ya sea casi en el instintivo apetito por comida
o sea  deseo revertido de aprobación social, nuestra mente no descansa nunca en su  hambre
de satisfacción. Una vez que tenemos deseo tratamos de alcanzar el objeto de nuestro deseo.
Si no tenemos éxito en alcanzarlo nos frustramos , nos enojamos y decepcionamos.
Si obtenemos lo que queremos solo queremos más.
Este tratar de alcanzar nunca termina, aunque meditemos no podemos eliminar este habito 
de una vez.
Por lo tanto aunque no sentemos  con toda sinceridad ante el altar debemos  también aceptar que 
no seremos  rápidamente redimidos, debemos aceptar los defectos personales y trabajar hacia
una paciente eliminación del hambre de la mente por satisfacción Externa.

365 Meditaciones  Tao
Deng- Ming - Dao
Traducciones Karin Usach

Publicar un comentario