jueves, 2 de junio de 2011

Existencia Cotidiana


La religión de ustedes, su creencia en Dios, es un modo de escapar de la realidad;
por lo tanto, no es religión en absoluto.

El hombre rico que acumula dinero a base de crueldad, de falsedad, de astuta explotación, cree en Dios; y ustedes también creen en Dios,
también son astutos, envidiosos, crueles, suspicaces.
¿Es posible encontrar a Dios por medio de la falsedad, del engaño,
de los arteros trucos de la mente?
El hecho de que uno coleccione todos los libros sagrados y los diversos símbolos de Dios, ¿indica que es una persona religiosa?

De modo que la religión no es un escape respecto de los hechos;
religión es comprender el hecho de lo que somos en nuestra existencia cotidiana:
la manera como hablamos, la clase de conversaciones que sostenemos,
el modo como nos dirigimos a nuestros sirvientes,
como tratamos a nuestra esposa, a nuestros hijos y vecinos.

 En tanto no comprendamos la relación con nuestro prójimo,
con la sociedad, con nuestra esposa y nuestros hijos,
tiene que haber confusión;
y la mente confundida, haga lo que hiciere, sólo creará más confusión,
más problemas y conflictos.

Una mente que escapa de lo factual, de los hechos de la relación,
jamás encontrará a Dios;
una mente agitada por la creencia no conocerá la verdad.
Pero la mente que comprende su relación con la propiedad, con la gente, con las ideas,
que ya no lucha más con los problemas que genera la relación,
una mente para la que la solución no es el retiro,
sino la comprensión del amor,
sólo una mente así
puede comprender la realidad.

Krishnamurti
Publicar un comentario