miércoles, 2 de diciembre de 2009

Cristo: La Realidad de tu Divina Presencia

No te apegues a ninguna palabra. Puedes sustituir "Cristo" por "presencia" si esa palabra te parece más significativa. Cristo es tu esencia divina o Yo Superior, como a veces se le llama en Oriente. La única diferencia entre Cristo y la presencia es que Cristo hace referencia a la divinidad que mora internamente, independientemente de que seas consciente de ella o no, mientras que presencia significa divinidad despierta o esecia divina.

Muchos malentendidos y falsas creencias respecto a Cristo se aclararán si te das cuenta de que en él no hay pasado ni futuro. Decir que Cristo fue o será es emplear términos que se contradicen entre sí. Jesús fue. Era un hombre que vivió hace dos mil años y expresó la divina presencia, su verdadera naturaleza. Y por eso dijo: "Antes de que Abraham fuera, Yo soy". No dijo: "Yo ya existía antes de que Abraham naciera". Eso hubiera indicado que aún estaba en la dimensión donde la identidad está determinada por el tiempo y la forma. Las palabras Yo soy empleadas en una frase que empieza en pasado indica un cambio radical, una discontinuidad en la dimensión temporal. Es como un koan Zen de gran profundidad. Jesús trató de expresar directamente -sin intervención del pensamiento discursivo- el significado de la presencia, de la autorrealización. Había ido más allá de las dimensiones de conciencia gobernadas por el tiempo, entrando en el reino de lo intermporal. La dimensión eterna había entrado en el mundo. Eternidad no significa tiempo inacabable, sino no-tiempo. Así, el hombre Jesús se convirtió en el Cristo, un vehículo de la conciencia pura. ¿Y cuál es la definición que Dios da de Sí Mismo en la Biblia? ¿Dijo Dios: "siempre he sido y siempre seré"? Por supuesto que no. Eso hubiera dado realidad al pasado y al futuro. Dios dijo: "YO SOY EL QUE SOY". Aquí no está implicado el tiempo; sólo la presencia.

La "segunda venida" de Cristo es una transformación de la conciencia humana, un cambio del tiempo a la presencia, del pensamietno a la pura conciencia, no la llegada de un hombre o de una mujer. Si "Cristo" regresase mañana y se manifestase en el mundo, qué otra cosa podría decirte aparte de: "Yo soy la Verdad. Yo soy la divina presencia. Yo soy la vida eterna. Yo estoy dentro de vosotros. Yo soy aquí. Yo soy ahora".


"El Poder del Ahora"
Eckhart Tolle
Publicar un comentario