miércoles, 2 de septiembre de 2009

El Despertar Cuántico



Un Pensamiento, Una Forma de Vida,Un Sitio en la Red y Un Boletín Electrónico GlobalAGOSTO 2009NÚMERO 126Creado, Canalizado, Publicado desde 1986 y Registrado con amorpor Gillian MacBeth-Louthanwww.theQuantumAwakening.comthequantumawakening@hughes.net

EN ESTE NÚMERO: *** La Vibración de ‘Desear’*** Apostando por un Futuro Invisible*** Aventurarse en una Luz más Profunda*** El Colectivo*** Habla la Luz*** Somos el 13er Consejo de Ancianos Lemurianos*** Hablan los Consejos Estelares


LA VIBRACIÓN DE ‘DESEAR’Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan


La energía misma de la palabra “DESEAR” es un PORTAL de ENTRADA y SALIDA। Desear (Want) es una vibración #13, que nos pide ir al borde, saltar y aprender a volar al ir cayendo. Nos pide que vayamos hacia lo invisible y avancemos sin miedo. El 13 se refiere al valor de ‘ser’. Existe un portal de posibilidades en cada giro de nuestras vidas. ¿Son lo suficientemente valientes como para entrar en un lugar de santidad y arriesgarse a perderse a sí mismos en una luz mayor? ¿Qué es lo que realmente desean? ¿Están dispuestos a recibirlo? Al sentarse en el centro de todo lo que fueron alguna vez y de todo en lo que están destinados a convertirse, llegan a un punto de claro conocimiento. El anhelar lo que desearon alguna vez cambia para siempre. En el reconocimiento de la plenitud no hay necesidades, no hay deseos, no hay carencias. Sus partes correspondientes de consumación lo llenan todo automáticamente. Entran en un lugar de vacío puro. Un lugar donde están sin nada adentro y listos para recibir. Se han vaciado por completo de lo que alguna vez pensaron que debían hacer, que debían ser. En el vacío de todo lo que son, hay una total plenitud. Cuando algo está lleno y completo, el siguiente paso es vaciarlo, y el aprendizaje continúa eternamente. La luz se define a sí misma como luz. La luz porta el diseño original de todas las cosas que nacen en todos los matices de luz. La luz viene en más matices, luego en colores. Piensen en las veces que intentaron hacer coincidir blanco con blanco o negro con negro, en vestimenta o en pintura. Hay miles de matices de blanco y hay miles de intensidades de negro. En este planeta de dualidad, se les da la tarea de diseccionar la materia clara y oscura y gris de su vida. La humanidad tiende a permanecer cerca de los bordes de la luz y la oscuridad, montados sobre la cerca afilada de esa energía en particular. Ahora se le pide a la humanidad que haga el lavado cósmico y nade a través de todos los blancos deslucidos y se sumerja profundamente en todos los oscuros, los grises y los negros sin salir más blancos ni más oscuros que cuando entraron originalmente. No deben lavar ni convertirse en el factor de lavado. En otras palabras, deben entregarse plenamente a su experiencia de vida, sin juzgar los numerosos matices de blanco/luz, ni los numerosos matices de gris o sombra, observando únicamente los tonos y matices que siempre han existido, pero que no han visto. No juzguen a quienes visten los mantos oscuros de lobos en un mundo de ovejas, más bien, mírenlos de cerca, pues ellos también personifican lo que se necesita. Conforme prueben la luz, van a saborear desde lo más dulce hasta lo más amargo. Todos ustedes se convertirán en los traductores de todos los matices de la luz. Sería un mundo muy insípido si todo tuviese sabor a vainilla. Los altibajos de quiénes saben que son, les han traído las líneas de carácter de su corazón. Transitar el camino de la pobreza y la prosperidad les ha dado el punto de vista tanto del mendigo como del príncipe, y por tanto, los ha sazonado bien. Manténganse en este conocimiento de que todo es perfecto sabiendo que todos los rectos se perjudicarán a sí mismos y todos los errados se corregirán a sí mismos, conforme vean a los jugadores y al juego animarse cada vez más en los próximos meses. Permanezcan en el tablero de ajedrez de esta experiencia, expandiendo su ser y abarcando todos los roles. Somos el Consejo de Luz, somos todos los matices de luz.

APOSTANDO POR UN FUTURO INVISIBLE

Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan

Cada uno de ustedes ha ingresado en una escalera de búsqueda, de cuestionamiento, de preguntarse cuál es el siguiente paso de su viaje, de su corazón, de su misión। Se encuentran en lo alto de la escalera al cielo, pero ella no se conecta con nada que puedan sentir ni ver. Los deseos de su corazón habitan por encima de los patrones de la conciencia y las manifestaciones de las masas. Al buscar en su corazón superior las verdades, las luces y los amores más elevados, también tienden hacia capacidades creativas superiores. Esas manifestaciones residen en lo invisible. Sólo son visibles en su mente, en su corazón y en sus sueños. Pero son invisibles en su mundo físico. Se les pide que pongan todos sus deseos, sus carencias y sus necesidades en un futuro invisible. Hay muy pocos que sepan realmente sin lugar a dudas que lo invisible se manifestará según la intensidad, la fuerza, la potencia de su convicción. No pueden ver su futuro porque su futuro no reside aquí en la Tierra. Aún no ha llegado, no se ha manifestado. Ustedes se adelantaron a sus creaciones. En esto hay una gran frustración, pues se sienten completamente solos en sus creaciones. Es como hornear una torta partiendo de la mezcla que viene en una caja sin instrucciones, ponerla en un horno invisible y encender un medidor de tiempo que no existe. Cada uno de ustedes tiene su ‘visión en la invisibilidad’ personal. Toda gran persona que haya existido en esta tierra ha tenido esa visión en un lugar de invisibilidad. Primero la imaginaron, luego la aceptaron, y luego la amaron hasta que lo invisible se hizo realidad. No llegó por ningún decreto divino. Llegó a manifestarse a través de los corazones, los anhelos y los deseos de quienes la invocaron a la existencia. Ustedes son los responsables de crear el sueño invisible que habita en su corazón. Lo sostienen como quien sostiene un pichoncito en sus manos, confortándolo, dándole calor, alimentándolo. Continuamente están dando a luz lo que necesitan y lo que desean. La mayoría de las personas se dan por vencidas antes de que se manifieste; el mismo día en que se va a anunciar el nacimiento se rinden, se detienen y se alejan. Piensan ¿quién se v a dar cuenta? ¿A quién le importará? ¡Todo en la vida lo nota y a toda la vida le importa! Toda la Tierra estaba lista para darle la bienvenida a esa manifestación que crearon con tanto amor y que germinó dentro de su corazón y que abortaron tan desconsideradamente antes de que naciera. Confíen en las semillas que sembraron. Deben confiar en que lo que su alma ansía es verdadero y llegará y nacerá. El Creador no puede y nunca podrá retener ni quitarles nada suyo. Se les da pleno dominio sobre la Tierra. Ustedes son quienes darán a luz al futuro. Cuando vean una necesidad, cólmenla. En ese momento del tiempo el universo les está diciendo: “Ayúdame a dar a luz esto. Ayuda a Dios a alumbrarlo simplemente sosteniendo la visión el tiempo suficiente para que se manifieste.” A cada uno de ustedes se le pide continuamente que ayude a dar a luz un futuro mejor, una Tierra mejor, sólo con su pensamiento. Sostengan la visión de la bondad para su mundo, no sólo para sus propias creaciones. Cada vez que tengan la oportunidad de sembrar en el pensamiento de alguien, denle el regalo de lo que saben es verdad y esperanza. Sostengan ese regalo el tiempo suficiente para que nazca. No se rindan. El Creador, la Fuente nunca los ha abandonado. No abandonen a los demás. No se rían de sus sueños ni los arrojen al viento porque a veces los sueños de una persona son su único motivo para vivir. Ayuden a dar a luz los sueños, los deseos y a hacer visible lo invisible.

AVENTURARSE EN UNA LUZ MÁS PROFUNDA

Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan

Yo soy la esencia de Metatrón। Miro y veo la luz de ustedes y es conmovedora. Cada uno de ustedes ha entrado en un mayor resplandor propio y sin embargo aún se hallan donde se encuentran la arena y la orilla. Aún no se han aventurado en las aguas profundas de la luz, deslizándose hacia el océano de Dios, y hacia la capacidad de Ver. Permanecen en las orillas de su ser, preparándose para lo que vendrá después. Es tan vasto como todo el potencial de todos los mundos y es verdaderamente más pura que cualquier energía que haya existido en la Tierra hasta ahora. Llegar a la unicidad no es un viaje para los débiles de corazón o intención. Es un viaje para quienes son valientes más allá de la razón. Es un viaje para quienes pueden escalar las montañas del yo, en el camino a través del pasado. El cuerpo humano en sí irradia y muestra una vasta gama de frecuencias de luz. Los átomos dentro de la carne tienen una hermosa luz. Ustedes ven a su naturaleza humana como contaminada y obsoleta, para ser desechada al pasar a un escalón superior. ¡Acepten la luz de ser humanos! Estas nuevas olas de luz entran en ustedes ópticamente. Entran por cada abertura de su cuerpo. Se reciben de forma lineal en el cerebro, y como partículas de luz que se posan sobre ustedes y son absorbidas. Permitan que su naturaleza humana resplandezca. Si separaran su cuerpo humano, su cuerpo de luz y su alma verían que cada uno es una brillante estrella. En los próximos 6 meses cuando se alineen los planetas y las estrellas, la luz se volverá más lineal por naturaleza y se la verá como rayos. Cada uno de ustedes porta un tipo diferente de alineamiento, una octava diferente de luz. Se están convirtiendo en acontecimientos celestiales. Recuerden – como es arriba, es abajo – como en el Cielo, así en la Tierra. No es más que un reflejo siempre. Miren a los Cielos para explicarse quiénes son.

EL COLECTIVO

Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan

El Colectivo está siempre, en todo sentido, disponible para ustedes, a causa de ustedes, con ustedes y a través de ustedes। Ustedes son verdaderamente una Unidad/Luz Divina que no puede realmente estar separada de la Fuente. La Fuente consiste en todas las 144 capas de Luz dentro de la Luz. Al inhalar su Colectivo, integran todo el conocimiento, la sabiduría, y toda verdad en su yo humano. En realidad hay 144 capas en ustedes, su humanidad es la #144 y su Divinidad es la #1. Ciento cuarenta y tres capas de ustedes están iluminadas, en luz y espíritu puro. Sólo la número 144 tiene amnesia parcial, y días malos. Sólo la #144 se enfrenta a embotellamientos de tránsito, dolores de cabeza, familia política, insectos y espinillas. El 99% de ustedes es pura luz en conciencia, todavía evolucionando, todavía avanzando, pero sin enfrentarse al mundo terrenal cotidiano. Imaginen a su Colectivo como una energía que lo abarca todo, que lo consume todo dentro de su propio campo de luz humano. El Colectivo los ama, los apoya, y existe tal como ustedes existen, siempre. Inhalen profundamente el aliento del Colectivo, llenen su humanidad con su esencia, luego al exhalar ¡imaginen que su Colectivo los inhala a ustedes, que intercambian energía, luz e información, que por fin se reconectan entre sí! Al igual que una taza de agua vertida de regreso al océano. Llegando a casa, llegando a la Unicidad. Inhalando el Colectivo y permitiendo que el Colectivo los aspire. Esto es entrar realmente en su poder, su luz, y su unicidad. Conectarse con la Fuente que son ustedes. Recibir la sabiduría y la verdad de su luz personal eterna. No tener que ir fuera de sí mismos a alguna galaxia lejana para acceder a un Dios todopoderoso de cabello canoso. Todo lo que buscan está en su interior, ya es parte de ustedes. Su Colectivo ha estado siempre con ustedes, no puede ser de otro modo. Este es el momento y el lugar para renovar su largamente olvidada relación con su Colectivo personal. Para reconectarse a través de la respiración, la fuerza de vida, con la Fuente que está siempre disponible para ustedes las 24 horas del día los 7 días de la semana, para siempre. Van a encontrar un amor enorme dentro de la energía de su Colectivo, un amor que nunca terminó y nunca terminará. Todo lo que buscan está disponible para ustedes y siempre lo ha estado. Es sencillo, es fácil y es Dios, y son ustedes.

HABLA LA LUZ

Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan

Una y otra vez, existencia tras existencia, nacieron, murieron y volvieron a nacer। Sólo en esta vida nacieron y murieron ya cien veces y habrá mil más por venir. Nivel a nivel, semana a semana, dan a luz a otro nivel suyo, otro matiz que no se conoce y que no se ha visto, otra posibilidad, otra percepción, otro día. Cada noche mientras duermen, tienen la opción de soltar lo que los lastimó o los hirió, lo que menguó su luz, lo que menguó su corazón, y volar a las estrellas y bailar en los cielos y nacer de nuevo en el amanecer. Los humanos son la única especie de esta parte de la galaxia que tiene la capacidad de morir cien muertes y nacer cien veces en una sola vida. Ustedes son aspectos reencarnados de su yo original, de su ser original a partir de este nacimiento humano. Parece que las semanas fueran años y los años fueran semanas, y los días fueran largos y las noches fueran cortas, y el sol brillara más y las aguas se hicieran más azules. Todo esto se debe a que ustedes lo perciben así. Hay muchos cuyas percepciones son oscuras y frías y las aguas son lodosas y ellos sólo ven los desechos en la costa de la vida. Ven la charca residual del egoísmo dentro del capullo humano que los rodea. Ellos no ven el corazón de la situación. Se debilitan a medida que las lecciones se vuelven más y más crueles cada día. Encogen sus horizontes a medida que su visión panorámica desaparece de su conciencia. No pueden permitir que las energías ilusorias y ‘diluyentes’ de las percepciones de otros salpiquen de lodo su propia alegría. Porque ustedes hallarán lo que buscan y se convertirán en lo que anhelan, y lo que es desconocido se sabrá. Porque el camino que se han labrado para sí mismos es vasto. Eleven su ser en este día mientras ven por encima del conflicto desde un punto de vista elevado sobre el acantilado de la divinidad. Porque de ustedes depende, queridos, elevarse siempre por encima de la confusión, por encima del dolor, por encima de la tristeza y la decepción, la rabia y el odio. Muchos en su vida no prestan atención a sus palabras intuitivas. No escuchan su percepción ni su profecía. Porque ustedes contienen la promesa del futuro en su interior. Sostienen la esperanza de todos aquellos que duermen en el miedo y la confusión. Contienen la promesa dentro de su estructura celular, la promesa de que este mundo no volverá a ser destruido. Vengo en este día de alineamiento. Soy sólo un rayo de Luz. No tengo nombre, ni sonido, soy sólo amor. Levanten su cabeza y sus ojos al nuevo día que nace. Ustedes son amor, así como son amados.

SOMOS EL DECIMOTERCER CONSEJO DE ANCIANOS LEMURIANOS

Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan

Somos el Decimotercer Consejo de Ancianos Lemurianos, lo que nos permite convertirnos en 13; puesto que somos vibración 12 es que formamos una unión, un alineamiento con la luz dentro de aquél a quien nos dirigimos y así eso se convierte en el decimotercer nivel de nuestro ser। Hemos existido a través del tiempo tal como es conocido y desconocido. Ustedes han caminado con nosotros lado a lado, a través del tiempo, dimensión y espacio. Han caminado con nosotros en el futuro y nos buscaron en el pasado. Lemuria es una secuencia de codificaciones dentro de la estructura de su ADN. Es una hebra dorada que se teje a través de un tapiz de tiempo que tiene una vibración distinta a la de las otras hebras de encarnación. Renueven sus votos de remembranza. Cada uno de los que leen estas palabras vivió alguna vez en el lugar y tiempo de Lemuria en la tierra de MU. Cada uno anhela esa plenitud de comunidad. La buscan en su mundo y acontecimientos cotidianos. La mantienen oculta en su corazón. Recuerdan los tiempos de los que se habla hoy, de la madre patria de MU/Lemuria. Las veces que hicieron el amor sin tocarse, las veces que el pueblo entero vino a ayudarlos a nacer, los apoyó, los amó y creyó en ustedes. ¿Recuerdan algo de eso? Si observan detenidamente sus referencias bíblicas, descubrirán que muchos de los requisitos para ser buenos cristianos eran también requisitos para ser buenos Lemurianos. Honrarse el uno al otro, dar, amar, creer, crear a través de un punto de conocimiento y un punto de recepción por las energías en su vida física. En esta encarnación ansían ser luz. A menudo parece como si alguien se hubiera llevado la escalera de luz lejos de su alcance. Pero el alcance no viene de sus manos y sus brazos, viene con su corazón y sus recuerdos. En este día se han expandido hacia arriba y afuera hacia un tiempo y lugar que les resultaba cómodo. Un tiempo y lugar que no ven, o por el que siquiera sostienen la esperanza en su planeta densamente adquirido. En toda civilización hay un surgimiento y una caída. En toda relación humana hay cumbres y valles. Es hora de que miren todas las adquisiciones de su naturaleza física y emocional y las liberen. Libres de juicios, libres de enredos, libres de desechos emocionales. Y entonces podrán entrar en un lugar donde puedan aceptar su conciencia lemuriana, sabiendo que NO hay escasez ni carencia, que todo es para compartir y no debe esconderse de los demás como el perro con un hueso. Ustedes han tenido esa programación en su ADN durante eones. El tiempo danza al ritmo de un tamborilero distinto en su mundo. Parece que lo tienen todo y sin embargo se sienten vacíos como un estanque que se ha secado debido al calor del verano. Sus casas están llenas, sus despensas están llenas, sus roperos están llenos y sin embargo ustedes están vacíos. Rezan por la paz. Rezan por el amor. Rezan por la armonía y sin embargo no lo ven en ninguna parte de sus vidas diarias. Al adoptar las costumbres lemurianas, descubrirán que esa paz fluye hacia ustedes con mayor facilidad, que las obstrucciones dividen los mares para ustedes, que su pensamiento ya no está en construcción ni contracción. Descubrirán con un simple juego de manos, el recuerdo de poder bailar durante todo el día, recordando cómo moverse hacia adelante y atrás simultáneamente. Recordarán las habilidades que estaban ocultas detrás de las lentes de sus ojos hasta que estuvieran listos para ver. Se necesitará mucha fortaleza y esfuerzo de su parte para aferrarse con firmeza a este conocimiento. Muchos dirán que es sólo un sueño alucinógeno y que no puede existir en un planeta de polaridades. La Tierra siempre ha sido la única tienda de polaridades. De eso trata el mundo material. En la unicidad, lo material pierde su brillo y encanto, así que no existe en los campos de luz superior a menos que uno desee tenerlo. En su mundo de dar y recibir, muchas veces ponen un ojo en el dar mientras mantienen una mano abierta esperando recibir. Les pedimos que dejen ir y se enfoquen en qué es lo que le pueden dar a otro sin beneficiarse obteniendo algo. Es importante que permitan que este re-surgimiento se sienta. Es importante para nosotros que amen su naturaleza humana porque ustedes son más valientes que nosotros, puesto que encarnan físicamente una y otra vez. Nosotros hemos elegido permanecer en forma de luz. En este momento no hay ancianos lemurianos encarnados en la Tierra, sino que estamos viviendo en Sirio. Ustedes fueron los valientes que dijeron: “Me va a encantar este cuerpo, me va a encantar este mundo. Y entonces, cuando esté repleto de amar todas las cosas que me rodean, me habré ganado mi cuerpo de luz.” En este momento en la Tierra, hay muchos de ustedes que han encarnado que vivieron en la época de MU/Lemuria. Tenían mucho miedo de su naturaleza humana. Nunca se comprometieron totalmente a ser humanos, siempre pasaron más tiempo en su cuerpo de luz porque lo humano era demasiado denso, demasiado sofocante, demasiado terrenal. No vemos que sea más fácil zigzaguear de humano a luz de lo que fue zigzaguear de luz a carne. Sin embargo, lo están haciendo. Además, lo están haciendo por un continente de luz que lo dio todo y no pidió nada a cambio. Las puertas de oportunidad aparecen a medida que su conciencia, que estuvo tan sumergida, sale a la superficie. Cada vez que ven una parte de un recuerdo que aún está grabado en el tiempo en su mundo, de su tiempo en Lemuria, algo se activa. Se produce un despertar. Cuando niños eran más conscientes de estas facetas que como adultos, cuando miraban lo que parecía ser sobrenatural o paranormal o inexplicable y les encantaba. Sabían lo que significaba. Sabían que era importante, pero nadie a su alrededor podía explicarlo. Pero en su alma, en el tejido mismo de su ser, ustedes sabían lo que significaba. En su adultez, ahora buscan esa comunidad de luz que los tuvo en su regazo al crecer de niños. Ahora buscan a quienes les dicen que pueden nadar en las profundidades con los delfines y hablar sus palabras, que pueden volar alto con los pájaros y hablar sus palabras, que pueden estar en comunión con todo y todo los comprenderá. Pueden desplazar su conciencia a cualquier lugar que piensen y estarán ahí. Están esforzándose mucho por vestir ese tejido de tiempos pasados. Cuando se juntan en grupos, ayudan a actualizar antiguas verdades que han estado durmiendo detrás de falsas declaraciones. A medida que comienzan a recordar como grupo, como capullo, como comunidad. Cuando recuerden, quienes los rodean también recordarán. Es tiempo de que vean con los ojos del alma lo que está ocurriendo. No es el momento de señalar con el dedo, porque ustedes saben cuando hay un lobo con piel de oveja y saben cuando alguien dice palabras ponzoñosas, y saben cuando un contrato fue firmado detrás de puertas de acero de 18 pulgadas. Eso perturba el patrón de vida. Innatamente lo saben todo. Sus estados de ánimo fluctúan a lo largo del día y no entienden por qué. Pero siempre los afectan las dramáticas elecciones de los demás, se lo puedan explicar o no. Esto es parte de su naturaleza comunal lemuriana, donde la elección de otro afecta el resultado para el pueblo entero. Su pueblo en este momento es la Tierra, hijos míos. Y no les corresponde quedar atrapados en la política y la dinámica de la negatividad, sino que se les dio la percepción de lo que podría ser y lo que era en este día, cómo hacer el amor, cómo amar, cómo dar a luz, cómo cuidar de aquello que no ha nacido, cómo recibir apoyo de quienes los rodean, cómo criarse a sí mismos y a su hijo y a su pensamiento. Aunque sean adultos, su niño interior todavía quiere eso, todavía quiere que alguien se siente allí y les cuente historias de cómo era. Y eso es lo que ha sucedido y ocurrido el día de hoy. Esas historias les traen esperanza. Ustedes se sienten distintos y son diferentes. Son diferentes porque una parte de ustedes recuerda y una vez que recuerdan ya no pueden olvidar nunca más. A cada uno se le dará un regalo mientras duerme. Mientras se acuestan para dormir, visualicen a un anciano lemuriano de pie ante ustedes. De sus manos salen rayos dorados de Luz. Dejen que esos rayos dorados de luz entren en todos sus chakras y luego permitan que se enfoquen sobre su tercer ojo/ entrecejo. Si lo hacen durante 7 noches mientras duermen, descubrirán que sus capacidades psíquicas innatas trascienden. Entrarán en una conciencia que va más allá de cualquier explicación. Somos el Decimotercer Consejo de Ancianos Lemurianos.

HABLAN LOS CONSEJOS ESTELARES

Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan

Bienvenidos, somos las energías pleyadianas. Entramos en una ola de consumación a medida que llegamos a este tiempo. Les pedimos que sólo expandan su luz, su corazón y expandan su imaginación para que todos podamos unirnos en una verdad superior en este día. Ha llegado el momento de que deshagan sus expectativas del pasado, de que deshagan lo que se les dijo, que deshagan lo que aprendieron, que deshagan lo que una vez supieron que era verdad. Porque el mundo en torno a ustedes los ha amarrado. Ahora es el momento de soltar esos nudos en los lazos de su vida. Ustedes permiten que su mundo, sus enseñanzas, sus eruditos y sus gobiernos les digan lo que es conveniente, lo que es normal, lo que es necesario. Permiten que sus cónyuges, sus hijos, sus perros y su gato den vueltas alrededor de ustedes, manteniéndolos en un perímetro tan pequeño como un corral. Queridos, ya hace muchos años que el corral les queda chico. Es hora de que trepen por encima de esos límites autoimpuestos. Deben correr y dar el salto sobre esa cerca electrificada de la limitación que los ha electrocutado hasta la sumisión. Nosotros como representantes de la Luz venimos a decirles que la esencia misma de Dios está llamando a la puerta de sus vidas. La mayor parte de los días están demasiado ocupados recogiendo los pedazos de su vida, reestructurando las pruebas y tribulaciones, tejiéndolas en un suéter para usar en un día tormentoso, como para oír que lo bueno llama a su puerta. Es hora de que dejen ir todas esas limitaciones. Ustedes saben que son mucho más, sienten su propia vastedad, pero no se permiten disfrutarla. Dejan que los dramas y limitaciones que otros les imponen sean sus excusas. La razón por la que no pueden avanzar son las finanzas, o los esposos, o a las esposas, o las obligaciones. Día tras día y año tras año y una y otra vez se dan excusas como regalo porque creen que necesitan experimentarlo. Libérense como quien salta de un avión sabiendo que va a tocar tierra sano y salvo. Ustedes permiten que su mundo, su bolsa de valores, su dinero, les diga lo que pueden o no pueden hacer. Miren al Amo que a latigazos los mantiene en sumisión. Ustedes se atormentan a sí mismos y se obligan a seguir adelante: sin querer estar allí, su alma grita en aflicción mientras la mantienen confinada en una caja de grillos. Su alma quiere cantar como un ruiseñor en lugar de frotarse las patas traseras sin cesar. Día tras día, pensamiento tras pensamiento, rabia tras rabia en su mundo se están haciendo agujeros y poco a poco ustedes se filtran hacia el futuro, de a una gota a la vez. El futuro está a una respiración, a un latido de distancia. No está en alguna parte a 80 km por la carretera. Está aquí, dentro de este minuto y esta palabra. Ustedes están en el futuro, se yerguen allí en toda su gloria y en toda su belleza. ¿Qué van a hacer con él? ¡Rápido! ¡Se fue! Y entonces llega la siguiente oportunidad para el futuro. ¿Qué van a hacer con ella? ¡Puf! ¡Se fue! Así de rápido es como pasa por ustedes su mundo, su futuro, el deseo de su corazón. No pueden esperar hasta tener vacaciones para convertirse en su verdadero yo. No pueden esperar hasta tener un fin de semana libre. Deben vivirlo día a día sin limitaciones de tiempo. Sin las limitaciones que otros les imponen para sentirse importantes. Gillian MacBeth-LouthanPO Box 217Dandridge, Tennessee 37725-0217 www.thequantumawakening.com thequantumawakening@hughes.net EMAIL #2 (en caso de que el otro no funcione) thequantum@bellsouth.net Traducción: Margarita LópezEdición: Susana PeraltaSitio oficial de El Despertar Cuántico en español: www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm
Publicar un comentario